Actualidad

Mejores negocios y los ODS, ¿un mundo mejor?

08/02/2021 | Azucena García Calvo

Unas manos sujetan un cartel en ingles que dice "Hagamos un mundo mejor", detrás aparecen unos edificios y el cielo azul

¿Un mejor negocio lleva a un mundo mejor? Indudablemente y muy probablemente sea posible a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Primeramente, ¿qué es para mí un mejor negocio? Es un negocio donde los derechos humanos, las normas laborales, el medioambiente y lucha contra la corrupción son los ejes principales para la elaboración de su estrategia empresarial. Y los ODS son la herramienta a nuestro alcance para conseguirlo.

Fue el 25 de septiembre de 2015, cuando los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales. 17 concretamente donde cada objetivo se componía de metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años: La Agenda 2030.

Pero, ¿Estamos todos los actores al mismo nivel de conocimiento y posesión de las herramientas necesarias para la consecución de los ODS y en consecuencia erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos?

Llevo siguiendo el Pacto Mundial y los ODS con la Red Española de manera activa desde el 2018 y me gustaría centrarme en analizar los datos publicados desde ese momento y donde he observado la primera brecha para conseguir los dos objetivos principales del Pacto Mundial de Naciones Unidas:

  1. Incorporar los 10 Principios en las actividades empresariales de todo el mundo.
  2. Canalizar acciones en apoyo de los objetivos más amplios de las Naciones Unidas, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Esta brecha es la diferente capacidad de acción entre grandes empresas y las PYMES.

Si nos centramos en España, vemos que el tejido empresarial se caracteriza por el predominio de las microempresas (1-10 asalariados) que constituyen el 94,48% de las empresas del sector privado. Las empresas pequeñas (menos de 50 asalariados) ascienden a 2,07% y las que se engloban en las empresas mediadas (entre 50 y 250 asalariados) representan en 0,68% y suman 24.765. Lo que hace que la cifra de grandes empresas sea 29.996, es decir, solo el 0,83% del total.

Otro dato importante que se debe poner sobre la mesa es que las pequeñas y medianas empresas generan el doble de empleo que las grandes compañías. En concreto, las pymes generan más de diez millones de empleos, mientras que las grandes empresas se sitúan en los cinco millones.

Y, por último, al igual que ocurre a nivel mundial, el 50% del PIB global es generado por las PYMES, cifra similar a la que tenemos en España (68%). El peso en la economía de estas empresas supone un hito muy importante, que muchas veces no se pondera adecuadamente a la hora de tomar decisiones que pueden afectarlas.

Todo esto me lleva a ver que las PYMES y microempresas tienen un enorme peso, no solo de España, si no de cualquier país y por consecuencia la implantación de cualquier medida en este tipo de organizaciones que ayude al cumplimiento de la Agenda2030 tendrá un efecto multiplicador de vital importancia. Podríamos decir que son los pilares para que las grandes empresas puedan apoyar sus grandes proyectos.

Sin embargo, pocos son los directores/gerentes de estas pequeñas y medianas empresas los que lideran este movimiento, estamos más acostumbrados a ver a las grandes empresas desempeñando esta función.

Las PYMES tienen más dificultades en la consecución de los ODS y en la adopción de las buenas prácticas. Muchas de las veces lo hacen arrastrados por sus clientes (grandes empresas) pero sin la ayuda necesaria por parte de las mismas para implementar esos cambios tan importantes y estratégicos.

Creo ciegamente en los ODS, creo ciegamente en el hecho de mejores negocios harán un mejor mundo con gente más feliz, pero no hemos puesto todos los medios necesarios para llegar a conseguirlo.

Es cierto que un número importante de empresas, en mayor o menor medida, con mayor o menor dificultad, han emprendido el camino. Pero no nos equivoquemos, el éxito de la Agenda 2030 requiere alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Sin alianzas, público/ privadas, grandes/pequeños no se cumplirán los objetivos y de manera más evidente en las pequeñas y medianas empresas.

Según el estudio llevado a cabo por el Pacto Mundial y presentado por el gobierno español en el Plan de Acción para la Agenda 2030, solo el 22% de las pequeñas y medianas empresas españolas conoce los ODS en profundidad.

Las PYMES necesitan programas de formación y sensibilización sobre la importancia de informar/reportar, a través de indicadores sencillos y específicos a la PYME que puedan ser utilizados pero que, al mismo tiempo, sean comparables con cualquier tipo de empresa, independientemente de su tamaño pudiendo caminar juntas, grandes y pequeñas, hacía el mismo objetivo.

Una herramienta importante, que está a disposición de todas es la adhesión al Pacto Mundial (+12.500 entidades adheridas en 161países en 76 redes locales) lo que ayuda de manera importante a la consecución de los ODS. Focalizándonos en la Red Española. la organización cuenta actualmente con 785 socios, siendo un 33% de ellas grandes empresas y un 48% PYMES.

La eficacia lo demuestran los datos positivos donde en entidades socias de la Red Española del Pacto Mundial la diferencia entre las grandes empresas y las pymes se reduce de manera muy considerable.

Este año 2020, el 71% de las PYMES adheridas al Red Española del Pacto Mundial se han comprometido con la consecución de los ODS, representa un aumento del 37% con respecto al 2019. También se acercan a la gran empresa con un 71% de ellas que han sabido y podido identificar sus ODS prioritarios.

Sin embargo, a la hora de establecer objetivos medibles, las pymes son las que menos trabajan este ámbito (16%). Donde mayor trabajo queda por hacer es en la integración a través de alianza y la comunicación de las buenas prácticas.

El camino es largo y lento, para muestra un botón: “Si se mantiene el ritmo actual, la igualdad de género tardará al menos 202 años en alcanzarse en el ámbito laboral y 107 años en el ámbito político” y “Si no se adoptan medidas urgentes, para 2050 todos los desechos a nivel mundial crecerán un 70% con respecto a los niveles actuales”.

Debemos seguir trabajando para conseguir que la mayoría de las metas se cumplan poniendo los ODS al alcance de la pequeña y mediana empresa, constituyendo el tejido empresarial perfecto para un mundo mejor sin dejar a nadie atrás.